Carlos Redondo; “el modo multifunción” y la metodología made in GR9

Carlos Redondo García conocido deportivamente como “Charli” es una persona muy relevante para GR9, “Alma mater” de la sección GR9 ESCUELA DE TALENTOS Y GR9 ESCUELA DE CRACKS; nos cuenta un poco su camino hasta la actualidad así cómo el proyecto que lidera en su actual club CFS COSTA SUR (Tenerife) dónde es director de Metodología y coordinador de la base.

 

Soy de un pequeño pueblo de Valladolid llamado Cogeces del Monte, donde pase toda mi infancia y como cualquier chaval del momento disfrutaba corriendo detrás de un balón. Aunque siempre soñaba con jugar en un equipo federado me conformaba con hacerlo con los amigos, que no es poco, y durante varios meses del año las ligas escolares. Llegó el momento de jugar en un equipo federado, el equipo de fútbol de mi pueblo, cuando aún era juvenil y la mayoría ya peinaban canas. Fue una bonita experiencia, pero no era mi sitio, entonces llego la oportunidad de ir a jugar al FS Cuellar Cojalba, y gracias a mi familia que apostó por hacer el esfuerzo, puede disfrutar por primera vez de forma federada de este maravilloso deporte como es el fútbol sala. Desde entonces siempre he estado ligado al mismo tanto como formador o deportista.En la actualidad el destino me ha traído al sur de Tenerife, donde llegue la pasada temporada (2017/2018) para reforzar la primera plantilla en un ambicioso proyecto y trabajar con la base en un club que estaba en ebullición. Si soy sincero, no conocía en profundidad la forma de trabajar del CFS Costa Sur pero como me gustan los retos y los datos que tenía al respecto me llamaban la atención acepté la propuesta y sin ninguna duda no me equivoqué. Un club con solera puesto que fue fundado en 1984, casi cuando el fútbol sala estaba en pañales, por un apasionado de este deporte como es nuestro actual presidente Manolo Padilla, un referente del fútbol sala en la isla. El club paso por diferentes fases y etapas, participando en diferentes categorías del fútbol sala territorial y nacional. Pero en 2011 el proyecto cambia de rumbo y comienza a trabajar con la base, una apuesta de futuro.

Desde entonces el proyecto ha ido creciendo hasta llegar hasta nuestros días donde cuenta con el primer equipo que compite en la segunda división B del fútbol sala nacional, el equipo femenino en la primera división territorial, división de honor juvenil, cadete, infantil, alevín y benjamín, todos ellos federados. Además, cuenta con diferentes escuelas que se extienden por todo el municipio de Arona participando de los Juegos del Cabildo (deporte escolar), un total de 200 jóvenes disfrutando del deporte. El club tiene su sede en el Fraile (Arona), un pueblo con un contexto social muy diverso donde se aglutinan múltiples nacionalidades. Por eso desde el club no solo se fomenta el crecimiento deportivo, sino que también trabajamos a través de nuestros proyectos educativos y sociales.

Mis funciones aquí son múltiples, como siempre digo “hay que poner el modo multifunción”. Formo parte de la primera plantilla donde estamos en el ecuador de la competición y navegamos en segunda posición en la tabla clasificatoria. Aún estamos invictos, pero con cuatro empates en nuestro casillero. Ya la temporada pasada nos quedamos a un punto de alzarnos con el campeonato. Este año nuestro objetivo es quedar entre los seis primeros clasificados y ahí estamos. A nivel personal esta siendo un buen año, a parte de lo que habitualmente sumo al equipo sobre todo a nivel defensivo, este año estoy aportando goles algo no tan habitual en mí.

Por otro lado, también trabajo con todos los porteros del club desde los prebenjamines hasta el equipo senior.A través de la sinergia que tenemos, los más mayores también echan una mano con los más pequeños para así transmitir su pasión y sus conocimientos. Como entrenador, llevo el equipo cadete en la liga territorial, donde la temporada esta siendo dura a nivel competitivo ya que el salto de infantil a cadete es grande y más teniendo en cuenta que el grupo es el segundo año que juega federado. Pero a nivel personal estoy tremendamente satisfecho con su evolución, porque en la formación eso es lo primero, comparar los progresos con uno mismo “Donde estaba, donde estoy y donde estaré”.

Como formador mis funciones también son diversas, la más visible es el trabajo con la escuela. Algo que todos los entrenadores no deberían dejar de lado puesto que te hace conocer el deporte desde dentro y valoras la importancia de sembrar bien en los primeros años para poder recoger frutos en el futuro. Como formador y pedagogo vinculado al mundo de la actividad física que soy, tengo la función de generar proyectos o iniciativas que mejoren el desarrollo y la formación integrade los nuestros. De esta forma intento transmitir mi forma de pensar y vivir a través del deporte inculcando la diversión, los hábitos saludables, higiénicos o de prevención. Aunque destacaría que una de las funciones más importantes en el día a día es la de la cercanía, puesto que estamos lidiando con continuos problemas a los que tenemos que buscar solución rápidamente. Por eso es esencial trabajar codo con codo con los tuyos y ayudarles, y no olvidemos, que ellos te ayuden a crecer en el ámbito deportivo y personal. A diferencia de otros trabajos nosotros trabajamos con personas, por lo que el buen trato debe ser algo primordial.

En el club este año hemos introducido un proyecto de hábitos saludables y de alimentación con el fin de formar a los nuestros en la importancia que tiene estos aspectos en el ámbito deportivo y de la vida. También hemos introducido un proyecto educativo con el seguimiento de notas por cada trimestre. Por otro lado, se ha establecido a nivel deportivo lo que pueden ser los pilares del futuro, un proyecto en el que se trabaje por objetivos técnicos y tácticos por etapa y no tanto por objetivos de rendimiento grupales.

Desde mi punto de vista un deportista es antes persona que deportista, por esa razón debemos fomentar y potenciar el crecimiento personal de forma simultanea al deportivo. Es un hecho, que a través del deporte no solo podemos inculcar valores positivos, sino que en muchas ocasiones ofrecemos contravalores (faltas de respeto desde la grada o el rival, gestos, insultos, utilización de un vocabulario inadecuado, …). Este es otro de los objetivos que dentro del trabajo diario luchamos por erradicar, porque como formadores somos un espejo para los más jóvenes.

Un poco como resumen mis funciones aquí son las que creo cualquier apasionado de este deporte y de la formación estaría deseando de realizar. Convivir en el día a día con los verdaderos protagonistas y encargarnos de que los pasos que van dando sean en la dirección correcta del éxito de la vida. Porque no olvidemos que la competición y los éxitos deportivos son pasajeros, pero la educación es algo que siempre estará presente. A nivel deportivo este año espero cumplir con los objetivos establecidos y más adelante poder disfrutar durante unos   cuantos años más del fútbol sala aportando nuestro granito de arena para hacerlo un poco más grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *